Palpable el hacinamiento y la escasez de médicos en Centro Médico

Tercero de la serie especial 24 horas en Centro Médico. La lentitud en los servicios de salud que se ofrecen en las clínicas externas y en la sala de emergencias del Centro Médico de Río Piedras es notable, y la escasez de personal médico es la causa, aseguran empleados consultados por Metro.

Cada día son cientos los pacientes que acuden a las instalaciones en busca de atención médica y tienen que esperar largas horas.

Pacientes que hablaron con este rotativo mientras hacían un turno desde las 6:00 de la mañana en el área de las Clínicas Externas —un centro terciario de salud que da seguimiento a pacientes previamente operados o atendidos en la sala de emergencias— se quejaron del largo tiempo de espera.
La situación es más crítica en el área de la sala de emergencias.

Aquí una enfermera generalista, que no quiso ser identificada, dijo que la falta de galenos hace que la espera sea impredecible y afirmó que “hay pacientes que han muerto porque no tienen una enfermera que se mantenga observando en los monitores los ritmos y las presiones del paciente”.

“Hacemos lo imposible por dar el mejor servicio, pero humanamente es imposible. Hay áreas, como Cirugía 2, donde tenemos 36 pacientes y solo dos enfermeras, cuando en realidad se necesitan 4”, detalló.

“Pacientes que no tienen que morir, que ingresan estables a la sala de emergencias, mueren por falta de atención”, destacó.

Noticias relacionadas
Abandonados a su suerte los ancianos en el Centro Médico
– Reina la falta de seguridad en Centro Médico
Centro Médico apuesta a su banco de sangre

En las 24 horas que Metro permaneció en el Centro Médico, específicamente el viernes 14, observó que esa noche en el área de medicina había ocho pacientes entubados y solo dos enfermeras prestando el servicio cuando en la práctica se precisan seis.

Una situación parecida constatamos en el área amarilla donde había dos pacientes entubados y ningún enfermero.

“Cómo le brindas a un paciente los cambios de posiciones cada dos horas si no hay personal”, arguye la fuente. La falta de enfermeros los obliga a doblar y hasta triplicar turnos.

“Mi salario anual es de 120 mil dólares por todo el overtime que hago”, dice.

Otra enfermera de la sala de emergencias destacó que ya muchos profesionales de la salud no interesan trabajar en el Centro Médico por el exceso de trabajo. “Antes aquí se ganaba buen dinero, porque se pagaba más que en los hospitales privados, pero ahora cualquier hospital paga igual o más que aquí y la cantidad de trabajo es menos”, manifestó.

La falta de personal en Centro Médico y en gran parte de los hospitales del país va en ascenso. En los últimos cinco años, el número de galenos se ha reducido de 11,397 a 9,950, de acuerdo con estadísticas de la Junta de Licencias Médicas.

En entrevista previa con Metro el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, Eduardo Ibarra, argumentó que de 400 cardiólogos que antes había ahora quedan 150, y de 300 anestesiólogos quedan solo 100.

“Lo mismo ocurre con los neurocirujanos. Estos no alcanzan ni a 20 hoy en día”, declaró Ibarra. “No hay cirujanos especialistas en ciertas áreas”.

La fuga de médicos es parte de un éxodo generalizado de profesionales que se han ido a vivir a Estados Unidos en busca de mejores salarios y donde existe una gran demanda por trabajadores bilingües.

La falta de dinero en el Departamento de Salud y a su vez en la Administración de Servicios Médicos de Puerto Rico (ASEM) es una de las principales razones por las que no se llenan las vacantes en el Centro Médico.

En una vista pública, el secretario de Salud, Francisco Joglar, y la directora de ASEM, Ana Rius, reconocieron las dificultades que enfrenta la dependencia para ser costo-efectiva.

En dicha audiencia se mencionó que los servicios que ofrece ASEM a sus pacientes le cuestan $112 millones al año, pero solo recibe $32 millones por parte de las distintas aseguradoras.

A eso se suma la renuencia de muchos pacientes a pagar sus deudas. Una empleada de facturación dijo a Metro que hay pacientes que tienen plan médico privado y que, cuando son atendidos en Centro Médico, dicen que no tienen ningún plan para evitar pagar el deducible que le cobraría su aseguradora primaria. “También están los que dan direcciones falsas para que nunca les llegue la factura”.

Carencia y abundancia

Otro factor que afecta el buen funcionamiento del Centro Médico es la falta de camas en la sala de emergencias y en el Hospital de Trauma.

Y es que, aunque la situación ya no es tan dramática y frecuente como en el pasado, ambas áreas tienen sus días de hacinamiento.

Lo más terrible del caso es que mientras que en el Hospital de Trauma y en el Hospital Universitario de Adultos hacen falta camas para ubicar la hemorragia de pacientes que cada día son transferidos de la sala de emergencias, en el Hospital de San Juan los espacios sobran.

Metro supo que en el complejo salubrista —el cual le adeuda sobre $37.2 millones a ASEM desde hace más de siete años— tiene sobre 250 camas disponibles.

Debido al cierre de clínicas en el hospital municipal, solo se usan unas 40 camas de un total de 320.

En la sala de emergencias de Centro Médico se atiende un promedio de 125 pacientes por día, muchos de los cuales son posteriormente transferidos al Hospital de Trauma por espacio de varios días y, en el peor de los casos, hasta meses.

La sala de emergencias tiene 190 camillas y más de cien cubículos, contó Metro durante su estancia de 24 horas en las instalaciones hospitalarias.

Mientras, el Hospital de Trauma, que desde febrero estrena instalaciones, tiene un total de 99 camas, 24 de ellas ubicadas en la unidad de intensivo.