Contundente mensaje de Megan Markle contra el racismo


La duquesa de Sussex, Meghan Markle admitió que no estaba del todo segura de si debería pronunciarse públicamente sobre la muerte de George Floyd, a manos de un policía blanco, dada su condición de miembro de la familia real británica y el principio de neutralidad política que rige su acción. Pero ahora, fuera de la familia real, se ha dado el permiso de dar un poderoso discurso en contra del racismo.

“Todos hemos visto en las últimas semanas lo que está pasando en nuestro país, en nuestro estado y en nuestra ciudad de Los Ángeles. Ha sido absolutamente devastador. No estaba segura de sí podía decirle las palabras correctas, estaba muy nerviosa de que no pudiera hacerlo, pero me di cuenta que la única cosa equivocada que decir es no decir nada, porque la vida de George Floyd importa, la de Brianna Taylor, Philando Castile, Tamir Rice y Stephan Clark, y tantas otras personas cuyos nombres sabemos y otros que no sabemos”.

Markle, quien durante su permanencia en la familia real británica ha tenido que vivir momentos difíciles con los tabloides británicos, ‑debido a su raza según aseguran‑ lamentó que estas muertes sigan ocurriendo.

“Lamento tanto tengan que crecer en un mundo donde esto ocurre todavía. Sé que esta no es la graduación que ustedes imaginaron. Esta no es la celebración que ustedes imaginaron. Pero también sé que hay una forma de replantear la situación para que esto no sea el fin para ustedes, sino como el comienzo para que todos los valores y todo el trabajo que han acumulado en estos cuatro años, ahora lo puedan canalizar. Ahora todo ese trabajo se ha activado y podrán ser parte de la reconstrucción. Sé que mucha gente dirá, ¿Cuántas veces más tenemos que reconstruir? Pero vamos a reconstruir y reconstruir, hasta que este reconstruido”.

Meghan también recordó sus propias vivencias de la adolescencia cuando vio un edificio arder en medio de una protesta y como vio personas con armas. “No puedo imaginar que ustedes tendrán una historia parecida. Lamento que no hemos hecho el mundo el lugar que ustedes merecen”.